Frialdad

Frialdad

Esperábamos en la puerta. El encargado de abrirla se había olvidado que le tocaba a él esa tarea y nos hizo esperar. Pensamos que la espera se haría más agradable si mientras llegaba con las llaves tomábamos un café. Apetecía a esas horas tempranas de la mañana.

Nos dirigimos hacía una cafetería cercana. Un total de diez personas. Entramos en el local y había un señor en la barra y una camarera detrás de la misma. Acomodamos un rincón con varias mesas para estar juntos  y esperamos a ser atendidos.

Primera sorpresa: nadie nos saludó al entrar, ni desde la barra, nadie nos dio los buenos días.

Segunda sorpresa: al no venir nadie a  atendernos giramos la cabeza hacia la camarera que a voz en grito dijo: tienen que pedir en la barra. Genial.

Tercera sorpresa: no solo debíamos pedir en la barra sino que nos teníamos que servir también.

Los cafés, estaban tibios. La infusión no. Una desangelada carta de bocadillos varios ponía la nota decorativa en la mesa. Le eché una hojeada comprobando que estaba sucísima y que millones de gérmenes bailaban la samba por entre sus líneas plastificadas.

A la hora de pagar no sabíamos los importes y desde la mesa le preguntamos a la camarera: ¿cuánto cuesta un cortado? Respondió: 1,20 €  ¿Cuánto cuesta la infusión? Respondió: 1,40€ ¿Y el cortado con hielo? 1, 30 €. Observen el detalle, un desangelado cubito de hielo costaba 10 céntimos.

Y todo ello a voz en grito de la mesa a la barra y de la barra a la mesa. Sin mediar una sonrisa.

Nadie había entrado al bar desde nuestra llegada. Ahora descubríamos  porqué.

Y en respuesta a tan antipático recibido trato de principio a fin, todos, uno a uno fuimos dejando el importe encima de la mesa. Y nos fuimos. Estábamos seguros de que al menos la camarera saldría de su bunker para recoger el dinero y claro, supongo para limpiar las mesas ocupadas también.

Nefasta atención al cliente. No fue una sorpresa recibir ese trato. Hay muchísimos locales en la ciudad donde el cliente es quien menos importa. Es un clamor que las personas que deben atender no solo en bares sino en muchos otros establecimientos necesitan con urgencia reciclar sus conocimientos sobre atención al cliente. Pero nadie hace nada. Y yo predico en el desierto.

Me rebelo contra el hielo de la distancia entre personas de estos tiempos que nos sacuden.

No Comments

Leave a Reply

Confiar en el ``Metodo AS`` significa acertar en la formación en atención al cliente para su empresa

Contacto

Rellene el formulario con su consulta y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad

Teléfono:

976 451014
666 806721

Horario:

Lunes a viernes 9am – 7pm

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

MARQUE ESTA CASILLA PARA ACEPTAR LAS CONDICIONES DE ENVIO DEL FORMULARIO EN LO REFERENTE A LEGISLACIÓN DE PROTECCIÓN DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL (LOPD).

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), se informa de la existencia de fichero y tratamiento de sus datos, de carácter personal, que se solicitan en este formulario, a efectos de remitirle la información que nos solicita. Así mismo se hace constar el carácter facultativo de la presente solicitud de datos. Los datos solicitados se destinaran a la finalidad expuesta sin ser transmitidos a terceras persona y su negativa a facilitarlos imposibilitará la misma. Los interesados podrán ejercitar el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición previstos en la Ley mencionada. El responsable del fichero es la empresa ANA ISABEL GONZÁLEZ RODRÍGUEZ con DNI 25425258T cuya dirección es C/ RÍO CINCA 37 de Zaragoza. A los efectos previstos en la citada Ley O. 15/1999, manifiesto mi expreso e inequívoco consentimiento para el tratamiento y comunicación de los datos de carácter personal que constan en el presente formulario, en relación con la finalidad del mismo.